Inicio Artículos Pulido Alvarez, Dra Ma Eugenia (México) Samuel Hahnemann en la Historia de la Medicina
Banner

Samuel Hahnemann en la Historia de la Medicina

Dra Ma. Eugenia Pulido Álvarez

 

 

La ciencia y la tecnología, son tan importantes en el devenir histórico de la humanidad, que constituyen por sí mismo importante objeto de estudio para esta disciplina. La Historia estudia hechos o acontecimientos concretos, y tales hechos los concretiza el hombre. Por ello es, además de fascinante, de gran importancia la investigación histórica de la vida y obra de hombres significativos dentro de la ciencia y la tecnología.

 

No obstante, la historia, como toda actividad humana adolece de imperfecciones, encontrándose en ella olvidos, omisiones voluntarias y hasta faltas de veracidad que han movido a algunos a decir que la Historia la escriben los vencedores sobre la espalda de los vencidos. Para superar estos inconvenientes, muchos deberíamos estar interesados en su estudio y registro.

 

Esta exposición ha de referirse en particular dentro de la Historia de la Medicina a la obra de Samuel Christian Federico Hahnemann quien nació en Meissen, Alemania en 1755 y murió en París en 1843 a la edad de 88 años. Hahnemann fue médico y creador de una Doctrina Médica que ha ofrecido interesantes reformas a la Medicina, en particular en el área de la terapéutica por fármacos a la que llamó Homeopatía. Antes de mencionar los aspectos importantes y muy positivos que dentro de ella logró Hahnemann para la Medicina, hacemos notar que pocas disciplinas médicas como la Homeopatía, han sido objeto de una constante confrontación con el pensamiento y las prácticas médicas del momento, tanto por parte de los médicos que la conocen y la practican como por los médicos profanos entre quienes existe una profunda ignorancia sobre lo que es la Homeopatía, sus principios, conceptos, métodos y resultados y lo mismo ocurre no sólo entre el gran público, sino entre los diferentes profesionales y hombres de ciencia en general.

 

Es lógico comprender que no son la excepción los historiadores de la ciencia o de la medicina quienes en sus comunicaciones no mencionan la verdadera obra de Hahnemann. Al no haber profundizado en ella, no han valorado a la Homeopatía a la luz de la Historia, a más de 200 años de su creación, ni han analizado su significado y trascendencia dentro de la evolución de la Medicina. Sin embargo, aún en el caso de que el historiador o el enciclopedista no estuvieran de acuerdo con ella, existe la obligación tanto ética como técnica de precisar sobre la doctrina de Hahnemann, y de evitar lo que han hecho hasta ahora en la mayoría de los diccionarios y enciclopedias tanto médicas como no médicas, citas truncas y comentarios desorientadores o francamente adversos agregados a las breves menciones que en tales obras se hacen.

 

Todos los hombres son producto de su tiempo, especialmente los que han sido creativos dentro del arte o de la ciencia, así que para comprender a Hahnemann debemos situarlo en su tiempo. Su formación médica fue la europea del siglo XVIII, aunque él la hizo más formal y sólida con estudios de Química y Farmacia así como con estancias o residencias hospitalarias, lo cual entonces no era frecuente o bien visto, sobre todo entre los médicos que despreciaban la práctica muy cercana al enfermo. Además Hahnemann era políglota, tenía profundos conocimientos del griego y del latín, lo cual no sólo le permitió escribir en estas lenguas antiguas algunas de sus obras y escritos, sino estudiar las de Hipócrates, Galeno y otros médicos importantes. Dominaba el alemán, francés, inglés e italiano, y tradujo por lo menos veinte obras importantes sobre Medicina, Química , Farmacia y algunas obras de tipo literario.

 

La propia obra literaria de Hahnemann consta de noventa y tres publicaciones, de ellas, 35 títulos corresponden a temas médicos, quirúrgicos y hasta de Medicina Forense; 13 sobre temas de Farmacia, incluyendo un diccionario de 1281 páginas; 15 sobre Química; 18 sobre Homeopatía. Entre ellas, se encuentra el Organon del Arte de Curar con 6 ediciones hasta su muerte, contando su última edición con innumerables reediciones en muchos países e idiomas, así como su Materia Médica Pura en 6 volúmenes y doce títulos más sobre varios temas literarios y filosóficos, o Instrumento del Arte de Curar

 

La mayor parte de sus publicaciones son producto de su práctica dentro de la Medicina y de sus reconocidos descubrimientos en el campo de la Química y la Farmacia. En un gran porcentaje, toda su obra escrita resulta de la investigación fundamental de tipo experimental y además como se dice en nuestros días: de frontera. Su doctrina o cuerpo de enseñanza está totalmente dirigido a la práctica médica, pero sus conceptos y el manejo del enfermo y de los medicamentos fueron y siguen siendo novedosos y diferentes a los seguidos por la medicina oficial de su época y aún de la nuestra.

 

Sobre algunos de sus conceptos, prácticas y técnicas si bien dan excelentes resultados, no ha sido posible aún explicar todos sus mecanismos de acción y las leyes o fenómenos naturales que obedecen. Algunos de ellos, incongruentes con los de su época, fueron expuestos posteriormente por otros científicos y aceptados, como es el caso de la Medicina Psicosomática de Hans Selye. A sus premisas, sobre la relación íntima que guarda el soma y la psique en la enfermedad, Hanemann se había adelantado y había dado además, soluciones terapéuticas médicas no logradas por Hans Selye.

 

También es el caso de la acción de los fármacos a dosis muy pequeñas (microdósis si son ponderables e infinitesimales si no lo son), obtenidas por la atenuación regular de las substancias a través de diluciones sucesivas, que a pesar de casi o de , no contener materia, continúan teniendo efectos sobre órganos y tejidos específicos y sus funciones, según lo ha constatado la clínica desde antes y ahora también por la medicina nuclear

 

Además de su obra escrita, de la que ya hablamos, Hahnemann, mantuvo correspondencia hasta su muerte, con numerosos médicos y pacientes de por lo menos tres Continentes (Europa, Asia y América) en relación a la Homeopatía. El mencionar, aunque someramente la obra escrita de Hanemann puede servir para que aquellos que con ligereza han mal calificado a la Homeopatía, consideren que es la obra no de un impreparado sino la de un erudito y genial médico.

 

De Hipócrates (V a.C..), se sabe por sus escritos, según la traducción al francés de Emile Litre, que llego a mencionar el tratamiento por los contrarios y por los semejantes, pero que era por los contrarios por los que mas se inclinaba, lo que consta en varias citas (Volumen IV p. 476; Volumen p. 284; Volumen VI pp. 54, 86 y otras). Los estudiosos del hipocratismo, consideran que si bien la Medicina Hipocrática fue una etapa decisiva como saber científico, que tuvo su principio en el conocimiento de la physis del cuerpo, carece de una verdadera estructura en cuento a la terapéutica medica, lo que Hipócrates superaba recurriendo a la higiene, gimnasia, dieta y expectación.

 

Siete siglos después, Galeno (130-210 D.C.), hizo la mas extensa e importante canonización oficial de los clásicos a tal punto que dicho periodo estuvo dominado mas que por el desenvolvimiento de la razón, solo por el de la transmisión de concepto y costumbres.

 

Fue así, que Galeno interpreto de acuerdo a su propio criterio y conveniencia a Hipócrates, y llego a considerarse a si mismo como su autentico discípulo e interprete.

 

Galeno manejo los mismos conceptos de los humores, sangre, bilis, pituita y linfa y acudió al principio de los contrarios a través de la polifarmacia en sus famosas, y con frecuencia peligrosas formulas galénicas, cuya base para su uso fue siempre la deducción especulativa. Consideraba también que en la fuerza expulsora del organismo radicaba la condición sanadora de la naturaleza por lo que practicaba sistemáticamente la flebotomía con una lanceta o las sangrias con las sanguijuelas, así como procedimientos revulsivos y derivativos, vomitivos, purgantes, antídotos, hipnóticos, evacuantes, astringentes, diuréticos, hemenágogos, sialorreicos, moxas y hierro candente, entre otros métodos consideraban curativos.

 

Catorce siglos después de Galeno, aparece Paracelso (1493-1541), medico suizo muy discutido por su personalidad contradictoria pero considerado línea divisoria entre lo antiguo y lo moderno, entre lo antiguo y lo actual.

 

Paracelso expreso su inconformidad con la medicina antigua, hipocrática y galénica y sus conceptos sobre las enfermedades suscitaron profundas repercusiones en la terapia.

 

En ocasiones defendió el concepto de los semejantes y de las signaturas. Señaló un amplio campo y aplicabilidad de las virtudes medicinales de los venenos si se administraban en pequeñas dosis, así como el empleo de metales y minerales, y llevo sus teorías a su practica medica.

 

En algunos casos tuvo éxitos notables, pero incomprendido, también fue sujeto a persecución en otros. A través de manipulaciones químicas, convertía en solubles, sustancias que no lo eran y las administraba como medicamentos, y así fue como puso a la alquimia, al servicio de la Medicina. Sin embargo, al través de su vida llena de contradicciones no logro estructurar un verdadero sistema terapéutico.

 

En el siglo XVIII, 23 siglos después de Hipócrates y de Galeno entre otros de sus sucesores, aparece Samuel Hahnemann, un medico que en 1790 a sus 35 años de edad, ya se había retirado de la medicina porque si bien se habían logrado avances y descubrimientos dentro de la anatomía y fisiología se habían construido aparatos de diagnostico que dirigían al medico hacia la corriente organicista y mecanicista, Hahnemann no encontraba orden ni lógica en la terapéutica que conservaba los conceptos y practicas galénicas antes mencionadas.

 

Fue entonces, que este medico que vivía muy modestamente gracias a sus trabajos de traducción, ya que dominaba 5 idiomas, además del latín y griego, al estar traduciendo del ingles al alemán la Materia Medica de un famoso medico escocés, William Cullen, encontró la paradójica o contradictoria información de que los polvos de la corteza de la Chinchona que se utilizaban en esa época para combatir las fiebres palúdicas, era capaz de producir en personas sanas un tipo de intoxicación que se asemejaba en muchos al cuadro sindrómico del paludismo.

 

El asombro, que según Aristóteles es la madre de los descubrimientos, hizo que Hahnemann experimentara y comprobara en el mismo los efectos tóxicos de la Chinchona lo que le permitió comprobar, que efectivamente, se presentaba un cuadro semejante a la enfermedad verdadera.

 

Este hecho, así como su conocimiento de los escritos en donde Hipócrates recomendaba que la iscuria que es, curase con la iscuria que no es, es decir, que la uretritis verdadera debía curarse con la uretritis falsa producida por las cantáridas o mosca española, le intrigo mas aun, y esto así como su resolución de continuar investigando, hizo de Hahnemann en 1790 el precursor del método experimental para la investigación de las propiedades de los fármacos, empleando como modelo biológico al hombre, al hombre sano.

 

En 1796, después de haber realizado varias investigaciones experimentales, Hahnemann publico al respecto su obra Ensayo sobre un nuevo método para descubrir las propiedades curativas de las sustancias medicinales y comentarios sobre los métodos seguidos hasta hoy.

 

En las paginas de este ensayo, Hahnemann expuso los resultados de sus primeras experimentaciones en grupos de humanos sanos con:China officinalis, Chamomilla matricaria, Arnica montana, Belladonna atropa, Aconitum napellus, Pulsatilla nigricans, Nux moschata, Ignatia amara, Digitalis purpurea, Ipecacuana caephalis, Papaver somniferum u Opium, Rhus toxicodendron y tambien el Plom, Arsenico y Mercurio.

 

Hahnemann expuso sus resultados con un estilo rigurosamente objetivo, que difería con el de su época, que se envolvía en eruditas disertaciones de aspecto teórico. Hahnemann estableció que para profundizar en el conocimiento de los efectos de los medicamentos y adaptarlos a las enfermedades, debía abandonarse el azar y por lo contrario, proceder siempre racional y experimentalmente.

 

La aplicación de este método experimental al que llama “Experimentación Pura” le proporciono resultados que le permitieron concluir que cada sustancia tiene un grupo de propiedades que la singularizan y la hacen única, y que al introducirla en pequeñas dosis en el organismo humano sano, se evidencian otras propiedades hasta entonces desconocidas que son registradas por el organismo y traducidas a signos y síntomas.

 

Descubrió que toda sustancia tiene efectos inmediatos o de acción, que el llamo directos o primarios que dependen de la sustancia, pero que también aparecen efectos mediatos o de acción indirecta o secundarios que dependen de la reacción del organismo. Descubrió también, que cada sustancia experimentada daba origen a un esquema o perfil morbígeno, propio y diferente y que de acuerdo al Principio del Semejante que dice que los Semejante cura a lo Semejante al tratar a un enfermo en el que por comparación se ha encontrado una muy aproximada semejanza entre su perfil patológico con el perfil morbígeno de tal o cual substancia medicamentosa, al administrársela, se lograba en el, el equilibrio o salud.

 

Las consecutivas experiencias tanto de investigación como terapéuticas le permitieron a Hahnemann establecer una Ley de Curación. Sobre la marcha, sus experimentos le mostraron a Hahnemann que clínicamente, existía una individualidad morbosa, pues en sus grupos experimentales, cada experimentador sufría cambios en su organismo en muchos aspectos muy parecidos a los de los otros experimentadores bajo la acción de la misma sustancia, pero siempre con un matiz individual propio. De ahi Hahnemann dedujo que a su vez existía una individualidad medicamentosa a la que siempre había que atender.

 

Sujetando su terapéutica medica a estas observaciones, Hahnemann alcanzo el ideal filosófico y terapéutico buscado, pero nunca alcanzado, desde Hipócrates de que el medico debe tratar, no enfermedades sino enfermos.

 

También experimentalmente Hahnemann descubrió la acción de las pequeñas dosis, asi como que en una sola sustancia existe una gama reaccional para el organismo de acuerdo al grado de dilución y agitación sucesivas a las que se le someta en el curso de su preparación como medicamento, que se hace patente una vez administrada, ya para investigación en el hombre sano o para propósitos terapéuticos, en el enfermo.

 

Le fue posible a Hahnemann evitar los danos iatrogénicos, provocados en formas tan graves y frecuentes por los médicos de tu tiempo, al crear un numeroso grupo de medicamentos de propiedades permanentes y bien conocidas, y que eran administrados a dosis mínimas convenientes y de acuerdo a una Ley de curación.

 

Otro interesante hallazgo de Hahnemann, lo logro al través de la cuidadosa observación de los estudios clínicos de muchos de sus pacientes lo que le permitió establecer una teoría antropológica medica, que le ha servido al medico homeópata para comprender mejor el presente patológico del enfermo con relación a su pasado patológico heredado y preparar una proyección de posible salud para su futuro, para ello, elaboro su teoría diatésica miasmática.

 

Por todo lo anterior, es que la Homeopatía forma parte importante de la historia y de la cultura del hombre, forma parte integral de la ciencia y del arte medico, no es como algunos ignorantes la consideran obsoleta y anacrónica. Desde luego que no se le debe ni se le puede considerar un producto terminado, por el contrario, su practica vigente, esta abierta a todas las técnicas y procedimientos capaces de aclarar las interrogantes que plantea a los investigadores de las diversas ramas de la ciencia.

 

Sirva esta exposición como un llamado ante quien corresponda para que no se ignore, sino que se aprecie la obra de este gran medico, un filántropo en el estricto significado de la palabra griega (filos: amigo; antropos: hombre;) quien en su vida y con su obra cumplió con la entrega y el amor que han dado excelsitud a Hipócrates y a muchos de su seguidores de todos los tiempos.

 

Actualizado (Lunes, 03 de Mayo de 2010 20:18)

 
Buscar en el sitio
Congresos y Eventos
Síguenos en...

Icono Twitter Icono Facebook

Banner de Similia

Banner de OrgoneIntegra

Banner de Glopasa

Banner de Radar

Banner de DHU

Que es la Homeopatía
Quien esta en linea
Tenemos 2 invitados conectado(s)

Si usted desea colaborar con la publicación de algún artículo,

les recuerdo que homeopatia.org

publica solamente lo relacionado con la homeopatía.


Saludos.

ARMANDO MORENO RAMOS.

Free counter and web stats

Visitas en el mes de Septiembre 2010

internet tracking stats
Homeopatia.org